17 de septiembre de 2008

Educar


Educar es lo mismo
que poner un motor a una barca
hay que medir, pesar, equilibrar...
... y poner todo en marcha.
Pero para eso,
uno  tiene que llevar en el alma
un poco de marino,
un poco de pirata...
un poco de poeta...
y un kilo y medio de paciencia concentrada
Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que esa barca, ese niño,
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia pueblos distantes, hacia islas lejanas.
Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera enarbolada.
                                           Gabriel Celaya

6 comentarios:

Anónimo dijo...

me ha parecido muy interesante y además he conseguido un 100%

Puri Jurado dijo...

Hola Elisa,

compruebo por los comentarios que a los chicos de 1º de ESO les ha gustado lo de la bitácora. ¡Suerte con ella y con tu nueva experiencia con los pequeños!
Con ellos, más que con nadie, hay que ser marinos, piratas, poetas y muy pacientes. Pero merece la pena...
Por cierto, coincidimos en la publicación de este precioso poema. Lo puse para dar la bienvenida al curso y animar a mis antiguos alumnos (cambio de centro y, aunque el nuevo no sea TIC, seguiré con el blog).
Saludos y buen curso.

Ger Carreras dijo...

No conocía este poema de Gabriel Celaya. Es precioso y muy adecuado para un blog educativo.

Elisa Armas dijo...

Gracias por tu visita, Ger.

Elisa Armas dijo...

Y, por supuesto, también a ti, Puri.

Anónimo dijo...

hola somos macarena marquez y marta loureiro de 1ºa en el primer ejercicio hemos sacado un 97% adios